MEJORAR – GESTION DE PROYECTOS

mejorar
“No establezcas una meta muy baja; si no aspiras a mucho, eso es lo que conseguirás.” Jim Rohn

Siempre hay oportunidades para mejorar.  Pero es delicado definir la forma de hacerlo, los estándares a alcanzar y la velocidad para hacerlo

Cuanto mejorar

No es difícil determinar la existencia de un problema, sea la baja competitividad de una empresa o la desigualdad social en un país.  Pero determinar cuánto mejorar, hasta que nivel y con qué alcance no es simple.  

No es físicamente posible alcanzar el aprovechamiento del 100% de la capacidad hídrica de una región (aun cuando las autoridades así lo declaren), ni lograr el 100% de la recuperación de la capacidad productiva de una industria. Entonces ¿cómo determinar el límite esperado, donde ubicar la barra, la altura que se espera superar?. 

El planeta ha acumulado mucha experiencia en proyectos ya ejecutados, lo que ha permitido la generación de estándares que funcionan como marcas referenciales que contienen una forma de autoridad académica, científica y a veces moral.  

El uso de estándares nacionales e internacionales como medios para determinar la magnitud de los cambios requeridos es muy interesante cuando se desea establecer el grado de mejora a conseguir.  Tienen la virtud de evitar que la subjetividad e inexperiencia local lleven a conseguir mejoras sin trascendencia. 

Hoy no vale la pena inventar las metas.  Muchas ya existen: la calidad del servicio aceptada internacionalmente, el promedio de productividad de una línea de negocio en un determinado sector económico y ubicación geográfica, el promedio de popularidad de políticos en la región, la cobertura o calidad de servicios básicos alcanzadas en una localidad, etc.

A que velocidad mejorar

¿Cuánto tiempo toma lograr las transformaciones esperadas? El plazo propuesto puede resultar muy corto y como consecuencia los cambios esperados podrían no lograrse con la fuerza y eficacia necesaria (e incluso no sostenerse en el tiempo).  

O podría ser demasiado largo con el riesgo de que se pierda el impulso, la motivación, el compromiso e incluso en algunos casos, los recursos asignados (financiamiento).  

Los cambios deben realizarse en tiempos adecuados y oportunos -de manera que alcancen a “prender” en la organización o la comunidad, penetrando en la misma- y presentando resultados oportunamente, además de generar una percepción de mejora.  

Cumplido el tiempo del proyecto, conviene un lapso de mejora continuada la cual permite la institucionalización de los cambios logrados, de la cual seguramente se generarán nuevos proyectos. 

Este proceso en escalera permite sin demasiado esfuerzo ni demasiado descanso, el progreso constante, sostenido y firme, el mismo que es indispensable para evitar el decline del desarrollo y la competitividad.   

En consecuencia, la velocidad de los mejoramientos está dada por la complejidad de los cambios a realizar, el tiempo necesario para afirmar los cambios y la forma de mejora permanente que la organización o la comunidad adopte. 

este artículo continuará la próxima semana

 

¿Necesita mejorar la  gestión de proyectos en su organización?

Conozca más sobre la gestión de proyectos o agende una reunión para conocer las necesidades específicas de su organización y presentarle nuestro Programa FORTALEZCA SUS PROYECTOS CON PM4R-BID mediante el cual conseguirá cumplir sus objetivos, entregará los resultados en los plazos y costos establecidos y mejorará el retorno de sus inversiones.

Por favor deje su comentario