TODO PROYECTO ES UNA INVERSION

todo proyecto es una inveresión

“En la prosperidad hay que invertir para pasar el invierno.” Marcelo Bielsa

Todo proyecto es una inversión porque se usan recursos disponibles para alcanzar un retorno o ganancia, por lo tanto debe ser cuidadosamente controlada.

Inversión

La construcción de un nuevo galpón para almacenar mayor cantidad de producto terminado en una industria con el fin de abastecer un incremento de demanda del mercado para percibir un mayor ingreso constituye una inversión.

La capacitación de campesinos en el mejor uso de su tierra para que consigan mayor productividad de la misma, con el fin aumentar el volumen de la venta de sus productos y mejorar su nivel de vida es también una inversión.

Los proyectos de infraestructura son inversiones que típicamente realizan las organizaciones con el fin de obtener retornos.  Generalmente son complejos y costosos, comprometen gran cantidad de recursos y por tanto representan una operación de riesgo para una empresa privada, para una institución pública o para la comunidad.

La gerencia de proyectos de infraestructura requiere visualizar los riesgos a los que se somete el capital a invertir debido a que se enfrenta a la naturaleza, a la complejidad del rendimiento de las personas, a la complejidad del rendimiento de las máquinas y los materiales, y aún a la complejidad de la percepción de beneficio y expectativas de mejora de los usuarios y clientes.

Se debe ser muy cuidadoso en considerar todos los beneficios y costos en un análisis financiero social para determinar su viabilidad como requisito para su aprobación en el marco del ciclo de proyectos.

Beneficios, costos y utilidad

Existe la costumbre de clasificar a los proyectos como de inversión, sociales, de inversión social, de mejora empresarial, etc.  Sin embargo no existen tipos de proyectos sino de ingresos y egresos:  monetarios y no monetarios.  

Ingresos (o beneficios) no monetarios como por ejemplo el aumento de la satisfacción del cliente la cual se puede  o no cuantificar en ingresos monetarios a futuro.

Egresos (o costos) no monetarios cómo por ejemplo los daños ambientales que se pueden o no cuantificar en egresos monetarios a futuro.  Estos costos deben ser mitigados o eliminados por el mismo proyecto.

Se define la utilidad como “provecho o beneficio que se saca de una cosa.”  La suma de los ingresos monetarios y no monetarios menos la suma de los egresos monetarios y no monetarios y menos el monto del proyecto genera la utilidad.  

Esta lógica para evaluar inversiones con enfoque financiero y no financiero se está  generalizando en los sectores privado y público lo que permite unificar la forma de estimar los retornos finales de dichas inversiones independientemente del tipo de proyecto.

 

¿Necesita mejorar la  gestión de proyectos en su organización?

Conozca más sobre la gestión de proyectos y agende una reunión para conversar sobre las necesidades específicas de sus proyectos y presentarle nuestro programa #ProyectosEfectivos mediante el cual conseguirá cumplir sus objetivos, entregará los resultados en los plazos y costos establecidos y mejorará el retorno de sus inversiones.

A %d blogueros les gusta esto: