EL CAMBIO – GESTION DE PROYECTOS

“Cada vez que desees sinceramente un cambio, lo primero que debes hacer es elevar tus estándares”. Tony Robbins

Es necesario el cambio, cuando se requiere cambiar.  Cambiar para adelantarnos a las necesidades y las oportunidades para que no nos sorprendan, para alcanzar nuevos estándares.

El deber ser

Las acciones correctivas y preventivas, los proyectos de mejora, los procesos de mejora continua, los proyectos de inversión y de interés social, todos son soluciones, es decir, esfuerzos destinados a mitigar o eliminar una situación no deseada (problémica).

Establecer una solución implica necesariamente incursionar en aspectos filosóficos del bienestar, la prosperidad, la rentabilidad, la sustentabilidad y otros factores del llamado “desarrollo”.

La solución nos lleva del ¨SER¨ al ¨DEBER SER”.  En cualquier disciplina se tiene que acudir a las creencias, filosofías, criterios o simplemente intereses para establecer el “DEBER SER”.  Depende del estándar asumido.

Por eso los estándares deben reconocerse o establecerse antes de pretender buscar soluciones a los problemas.  Al final, determinar una solución implica aceptar la necesidad de hacer un esfuerzo para alcanzar estándares los cuales deben ser adoptados sea aplicando la democracia, el consenso o la imposición.

Las formas del cambio

Se necesita un cambio cuando una empresa o institución necesita mejorar la calidad de sus servicios o productos, aumentar la agilidad en la entrega de los mismos, reducir los costos para ser mas competitivo o innovar; cuando una comunidad que necesita recuperarse de un desastre natural, mejorar su nivel de vida, aumentar su infraestructura urbana o rural, o mejorar sus servicios básicos.  

Estamos sujetos a fuerzas internas y externas que en su mayoría no están bajo nuestro control.  Hoy lo permanente es el cambio.  En un mundo dinámico, cambiante en forma permanente.  El paradigma del éxito permanente ya no es válido.

La cuestión no es si se necesita cambiar, sino cómo hacerlo y cómo adaptarse lo mejor posible a los cambios. Esto se logra mediante procesos de cambio progresivos, procesos de cambio intensos o una combinación de ellos.

Entonces la intensidad del cambio es un factor clave para el éxito del mismo.   Si cambiamos progresivamente alcanzamos resultados firmes lentamente y si lo hacemos intensamente, se alcanzan resultados ambiciosos pero con riesgo.  

Una duración excesivamente prolongada de la estrategia intensa puede producir fatiga y desánimo, y si es con la estrategia progresiva, puede causar rutina y perdida del rumbo.

este artículo continuará la próxima semana

 

¿Necesita mejorar la  gestión de proyectos en su organización?

Conozca más sobre la gestión de proyectos y agende una reunión para conversar sobre las necesidades específicas de sus proyectos y presentarle nuestro programa #ProyectosEfectivos mediante el cual conseguirá cumplir sus objetivos, entregará los resultados en los plazos y costos establecidos y mejorará el retorno de sus inversiones.

Por favor deje su comentario